Articulos

5 actividades para hacer con los peques en casa

¿Quién dijo que las tardes en casa eran aburridas? Del sofá a la tele, de la tele a los videojuegos… Se acabaron las tardes monótonas que no aportan nada a tus hijos. Si llueve, tienes un niño enfermo o simplemente no os apetece salir, hay mil actividades divertidas. ¿Quieres saber qué juegos para niños en casa convertirán tu tarde en un momento mágico? Continúa leyendo porque te damos todas las claves para disfrutar en familia.

1 La caja de disfraces

En una caja de cartón o en una cesta, mete todo lo que se pueda usar para hacer pequeños juegos de rol. Una vieja peluca de carnaval, una capa, un camisón, un sombrero, un par de gafas de plástico… Cualquier accesorio para disfrazarse será útil.

Una vez disfrazados, los niños y tú podéis inventar historias en las que interpretar un personaje. ¿Qué mejor juego para un niño que ser el protagonista de su propia historia? Mejor aún, si la historia inventada se refiere a los personajes de la vida cotidiana, puede convertirse en una oportunidad estupenda de imitar a los adultos.

Tu hijo podrá ser médico, una madre con su bebé, un perro o un gato. De esta manera, mediante la imitación y el juego, el niño aprende comportamientos y reglas sociales (¡y además se lo pasará francamente bien!).

2. El juego de la decantación

Estos juegos para niños en casa no requieren comprar nada especial, los objetos que tengas normalmente a mano son más que suficientes. 

Para el juego de decantación son necesarios unos cuencos de plástico, garbanzos, pasta, lentejas y harina. Coloca todo en la mesa de la cocina. Dale al niño una taza o cuchara pequeña y anímalo a decantar los alimentos de un cuenco lleno a un recipiente vacío. Comienza por las piezas que sean más grandes (por ejemplo, la pasta) y termina con las más pequeñas. De este modo, el juego cada vez será más difícil.

Esta actividad para niños de 1 a 2 años, además de ser muy divertida, es tremendamente didáctica. De hecho, si hacen el movimiento de izquierda a derecha (lo opuesto para los niños zurdos), perfeccionarán las habilidades que les serán muy útiles para escribir en un futuro.

3. El gran erizo

Los niños de uno a dos años se divierten mucho poniendo objetos pequeños dentro de objetos grandes. Experimentar con distintas formas y tamaños es una actividad ideal para ellos a esta edad.

Sin lugar a dudas, uno de los juegos para niños en casa más divertidos es el del «gran erizo». Sólo necesitas un colador, dale la vuelta y muéstrale al niño cómo insertar los espaguetis en todos los pequeños agujeros. En poco tiempo, ¡habrá construido un gran erizo!

4. El marco Montessori

El método Montessori ofrece multitud de manualidades para hacer en casa. Con materiales sencillos y económicos podemos estimular la capacidad creativa y el desarrollo cognitivo de los niños. 

Este es un juego para niños de tres años que les permitirá ensayar los gestos cotidianos: abrocharse la camisa, abrir y cerrar una cremallera, atarse los cordones.

Para hacerlo en casa, sólo necesitas una tabla de madera (a menos que ya tengas un marco o telar que puedas utilizar), chinchetas o cola especial para tejidos para fijar la tela. Para añadir cosas al telar, utiliza una camisa vieja, una sudadera que ya no use el niño con cremallera o cordones de zapatos. 

5. Adivina y encuentra

Se trata de un ejemplo típico de juego en casa para niños con el que, además de divertirse, adquirirán toda una serie de habilidades muy beneficiosas para su desarrollo cognitivo.

Algo tan sencillo como ocultar un objeto en la habitación: en un armario, dentro de un jarrón o en un estante. Después, el niño deberá encontrarlo haciéndote preguntas como «¿está debajo de la cama? ¿Está dentro del armario? ¿está cerca de la puerta? «.  Luego prueba a intercambiar los roles, algo que les encantará a tus hijos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.